La velocidad de los cambios que afectan a industrias y mercados obliga a las empresas a buscar ideas de valor para crear nuevo negocio.

Lo más complicado es conseguir nuevas ideas que fluyan por la Organización. Bien es verdad que ya hay empresas que están desarrollando procesos para que los empleados puedan dar ideas y sugerencias… pero esto no es suficiente.

La captación de valor y su transformación en nuevo negocio necesita de una sistematización y un hábito que las empresas deben insuflar en su ADN, de modo que desarrollen una nueva cultura orientada al cliente y la creación de valor. Estas son las claves para que las empresas puedan competir en un nuevo entorno de negocio caracterizado por la disrupción y la incertidumbre.

En Woork hemos desarrollado un servicio de apoyo y acompañamiento metodológico para la construcción y validación de nuevos negocios.

Fuente: Metodología WOORK

 

Este servicio tiene como objetivo generar ideas de negocio y desarrollar su encaje con las expectativas del cliente. No hay que olvidar que, si nuestras ideas no cubren las expectativas o necesidades reales de los clientes, no tendremos un negocio.
El reto de este servicio es conseguir monetizar las ideas.

Para ello hemos creado una metodología que tiene dos fases:

1. Generación de nuevas ideas.

En esta fase creamos un equipo con nuestro cliente para generar nuevas ideas de negocio alineadas con la Estrategia de la Compañía. De éstas se cualifican un número de ellas con el objetivo de trabajar sobre ellas en la fase siguiente.

2. Construcción de nuevos negocios

Con las ideas seleccionadas diseñamos los servicios y productos, y realizamos su encaje con las expectativas reales de los clientes. Para ello trabajamos en procesos de co-creación para identificar estos aspectos. Asimismo, con los resultados construimos el modelo de negocio y un modelo de ventas.

El tiempo de construcción de estos nuevos negocios está entre 2 y 3 meses, dependiendo del volumen de ideas.

Pero lo importante de este servicio es que además de dejar una metodología y un framework de herramientas conseguimos:

– Desarrollar una cultura de orientación al cliente
– Impulsar una actitud proactiva de negocio
– Crear nuevas líneas de negocio
– Descubrir nuevas oportunidades de negocio en clientes
Transformar las ideas en negocios